ABC de las adicciones

Sea cual fuere el mecanismo de inicio, al final, las drogas de abuso se apropian de los mecanismos cerebrales que regulan los comportamientos básicos del ser humano: instintos de conservación, reproducción y alimentación, llegando a la re-programación genética y a producir cambios morfológicos en el tejido cerebral.

La persona usa estas sustancias químicas creándose una dependencia de las mismas para experimentar determinadas sensaciones placenteras o bien para huir del malestar producido por no poder consumirlas.

Existen varios tipos de drogas, algunas están permitidas por la ley. Tanto éstas como las consideradas ilegales presentan los dos tipos de depencia:

  • Física. Más bien conocida como el "Síndrome de Abstinencia", el propio organismo acostumbrado al consumo de la sustancia es el que produce el deseo que incita a la persona a consumirla.
  • Psíquica. La sensación de euforia producida por las distintas sustancias llevan a la persona a un uso constante de la misma para poder mantener ese estado, evitando el malestar que le produce una vez pasado el efecto placentero.